Enofusión


El vino tomó la palabra en Enofusión 2017

El vino fue el máximo protagonista a través de armonías gastronómicas, catas verticales, presentación de novedades y repaso por referencias consagradas.

La séptima edición de Enofusión reunió al sector del vino durante los días 23, 24 y 25 de enero en Madrid para ceder la palabra al vino y posicionarlo como claro protagonista dentro de la gastronomía, en el contexto de la XV Cumbre Gastronómica Asisa MadridFusión.

Miguel Ángel de Gregorio fue el encargado de inaugurar el programa de catas de El Centro del Vino 2017, a través de una cata vertical de Calvario, de Finca Allende –su proyecto personal-. Después le tocó el turno a Ribera Sacra que realizó, por primera vez, una presentación en Enofusión de sus vinos, a través de siete referencias, para destacar la calidad enológica de esta denominación gallega.

También estuvieron presentes, como en ediciones anteriores, la DO Ribeiro, en una apuesta clara por sus vinos blancos, acompañados de conservas de pescado y marisco, y la DO Catalunya, que armonizó sus vinos, en esta ocasión, con las creaciones del cocinero gallego Kike Piñeiro. Pero si de combinaciones gastronómicas se trata, no podían faltar en este programa citas habituales e imprescindibles como las armonías realizadas por Makro, que ofreció los bocados de Íñigo Lavado como complemento a los vinos de garnacha de su gama La Sastrería. El grupo Freixenet, por su parte, ofreció una armonía con una selección de etiquetas de su fondo de enoteca.

A nivel internacional, visitaron Enofusión Château Angélus, que conquistó de nuevo a todos los asistentes, Château Lagrange e Italia, que se estrenaba en El Centro del Vino con su espumoso de mayor éxito en los últimos años, el prosecco, acompañado de las tapas del chef Quim Casellas.

La presentación en primicia del Proyecto Garnacha de Vintae, la cata de variedades recuperadas por Torres, la cata vertical de los vinos naturalmente dulces de la Bodega Bentomiz junto a Vinvention-Vinolok, así como las referencias de  Viña Pomal, Marqués de Vargas o Dehesa de los Llanos, entre otros, terminaron de completar el programa de catas de 2017.

Las SpeedTasting volvieron por segundo año a Enofusión, para mostrar una nueva forma de explicar el vino directa y concisa en la que además se destaca la importancia de las redes sociales a la hora de comunicar el mundo del vino. Esta actividad logró más de un millón y medio de impactos en redes sociales, y logró ser trending topic en España durante su desarrollo.

En el área expositiva de Enofusión, las Expobodegas acogieron más de 50 empresas del sector, entre grandes grupos, bodegas de toda España y empresas relacionadas. Torres, Orowines, Ramón Bilbao, DO Ribeiro, DO Catalunya, Carchelo, Fontana, Bocopa, Vinventions-Vinolok, Campos Reales, Félix Callejo, Tagonius, Makro o Codorníu fueron algunos de los nombres presentes.

Además, en esta edición, los vinos de Castilla-La Mancha dispusieron de un espacio propio donde exponer referencias de sus nueve denominaciones de origen. Y en el Enobar, se pudo hacer un recorrido por más de 200 referencias.

También hubo tiempo para reconocer la gran labor que realizan las figuras del vino a través de los premios Enofusión 2017. En esta edición se han reconocido dos figuras clave que, desde diferentes perspectivas han hecho evolucionar al mundo del vino. Luis Miguel Beneyto, presidente de la Fundación para la Cultura del Vino, recogió el premio Don Luis Hidalgo a la Trayectoria, por su profusa labor en el sector. Beneyto agradeció el galardón, aunque, como afirmaba, “no me gustan los premios individuales porque no se reconoce el trabajo del equipo y de los colaboradores”. Además, continuaba, “uno nunca termina de aprender, por tanto este premio, en realidad, es incompleto”. Terminó su discurso con una cita de Tácito: “donde acaba el vino, acaba la cultura", algo que, como relataba, ha podido comprobar en la Fundación. El acto continuó con una cata de grandes referencias de Marqués de Riscal, empresa con la que Beneyto tiene relación laboral y personal desde hace más de 40 años.

Bodegas Naranjo, por su parte, recogió el premio Difusión de la Cultura del Vino, por la labor de hacer conectar a la gente con el mundo del vino a través de los ciclos enomusicales que celebran anualmente en sus instalaciones. Ramón Muñoz Cuerva recogía el premio, recordando la labor y el empeño de su difunto hermano, Paco Muñoz Cuerva, artífice en gran medida de las actividades culturales de la bodega. Una celebración muy emotiva que se cerró con una actuación musical entre amigos, profesionales del sector y una copa de vino.